INSTITUCIÓN EDUCATIVA Nº 31789 "MIGUEL GRAU" LA OROYA - Agenda de Autocontrol de Estudiante 2008
 

INICIO
ECONOMÍA
NORMATIVIDAD
=> Directiva Nº 001-2008
=> Agenda de Autocontrol de Estudiante 2008
=> Plan de Higiene Ambiental
=> Documentos internos
=> Resol. Directorales
=> Plan de Trabajo
EVENTOS ACADÉMICOS
GALERÍA DE FOTOS
Videos de interés
Proyectos de Innovación
ENTIDADES INTERNAS
Aportes de profesionales
DIRECTORIO DE DOCENTES
CONVOCATORIA
AGRADECIMIENTO
RED EDUCATIVA
Noticias y Comunicados oficiales







Libreta de Control y Autocontrol del Estudiante Miguelino



 





NUESTRA AGENDA DE CONTROL Y AUTOCONTROL DEL ESTUDIANTE CONTIENE LOS VALORES DE NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL PORQUE SE TRABAJA DE MANERA ARTICULADA Y MENSUALIZADO EN EL DESARROLLO DE NUESTRAS UNIDADES DIDÁCTICAS, QUE SON EN BASE A NUESTROS PROYECTOS  PRODUCTIVOS, PROYECTOS DE APRENDIZAJE Y MÓDULOS DE APRENDIZAJE, IMPLEMENTANDO POR SUPUESTO EL DISEÑO CURRICULAR NACIONAL Y EL DISEÑO CURRICULAR REGIONAL, ÉSTE ÚLTIMO IMPLEMENTADO POR LA DIRECCIÓN REGIONAL DE EDUCACIÓN DEL GOBIERNO REGIONAL DE JUNÍN.
OTRA NOVEDAD, ES QUE NO SE  CONSIDERA NINGÚN RUBRO DE SANCIONES, AL CONTRARIO,  LOS CASOS DE ESTÍMULOS Y FELICITACIONES A LOS ESTUDIANTES Y PADRES DE FAMILIA SON NUESTRA FORMA DE TRABAJO.




PRIMER MENSAJE DE REFLEXIÓN QUE CONTIENE LA AGENDA DE CONTROL-AUTOCONTROL DEL ESTUDIANTE.

CARTA DE UN PADRE A SU HIJO

 

 
Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me hallaba de mal humor. Te regañé porque estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta.
Comenzaste a refunfuñar y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furioso te volví a regañar y te empujé para que fueras a cambiarte de inmediato.
Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida. Te despediste de mi tímidamente y yo sólo te advertí que no te portaras mal.
Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando en el jardín. Llevabas puestos tus pantalones nuevos y estabas sucio y mojado. Frente a tus amiguitos te dije que debías cuidar la ropa y los zapatos; que parecía no interesarte mucho el sacrificio de tus padres para vestirte. Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mi te indiqué que caminaras erguido.
Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa. A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furioso porque no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto.
Al poco rato mi ira comenzó a apagarse. Me di cuenta de que había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una caricia, pero no pude. ¿Cómo podía un padre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumiso y arrepentido?
Luego escuché unos golpecitos en la puerta. “Adelante”, dije, adivinando que eras tú. Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación. Te miré con seriedad y pregunté: “¿Te vas a dormir? ¿Vienes a despedirte?”
No contestaste. Caminaste lentamente con tus pequeños pasitos y sin que me lo esperara, aceleraste tu andar para echarte en mis brazos cariñosamente. Te abracé… y con un nudo en la garganta percibí la ligereza de tu delgado cuerpecito. Tus manitas rodearon fuertemente mi cuello y me diste un beso suavemente en la mejilla. Sentí que mi alma se quebrantaba.”Hasta mañana papito” me dijiste.
¿Qué es lo que estaba haciendo? ¿Por qué me desesperaba tan fácilmente? Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta, a exigirte como si fueras igual a mí y ciertamente no eras igual.
Tú tenias unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y, sobre todo, sabías demostrar amor.

 

¿Por qué me costaba tanto trabajo? ¿Por qué tenía el hábito de estar siempre enojado? ¿Qué es lo que me estaba aburriendo? Yo también fui niño. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme?


CARTA DE UN HIJO A SU PADRE
No me des todo lo que te pida, a veces sólo pido para ver hasta cuánto puedo tomar.
No me grites, te respeto menos cuando lo haces, y me enseñas a gritar a mí también, y yo no quiero hacerlo.
No des siempre órdenes... Si en vez de órdenes, a veces, me pidieras las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto.
Cumple las promesas, buenas o malas... Si me prometes un premio dámelo, pero también si es castigo.
No me compares con nadie, especialmente con mis hermanos. Si tú me haces lucir mejor que los demás, alguien va a sufrir, y si me haces lucir peor que los demás seré yo quien sufra.
No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer, decídete y mantén esta decisión.
Déjame valerme por mí mismo, sí tú haces todo por mí, yo nunca podré aprender.
No digas mentiras delante de mí ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro, me harás sentir mal y perder la fe en lo que me dices.
Cuando yo haga algo malo, no me exijas que te diga por qué lo hice, a veces ni yo mismo lo sé.
Cuando estés equivocado en algo, admítelo. Crecerá la opinión que yo tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también.
No me digas que haga una cosa que tú tu no haces, yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas, aunque no lo digas, pero nunca haré lo que tú digas y no hagas.
Enséñame a amar y conocer a Dios. No importa si en el colegio me quieren enseñar porque de nada vale si yo veo que tú ni conoces ni amas a Dios.
Cuando te cuente un problema mío no me digas: no tengo tiempo para boberías o eso no tiene importancia. Trata de comprenderme y ayudarme.
Y quiéreme, y dímelo, a mí me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.

 

 


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=